Primer o prebase de maquilla, ¿qué es y para qué sirve?

¿Qué tal chicas? Hoy queremos hablaros de un producto conocido por todas pero que aún suscita muchas dudas, sobre todo en cuanto a su correcta utilización, función etc. Nos referimos a las prebases de maquillaje, un imprescindible en vuestros neceseres.

 

Hay muchas dudas en torno a su uso, muchas la confundís con la hidratante, la base de maquillaje… así que desde Mucho Maquillaje queremos despejar todas vuestras dudas para que podáis sacar el máximo partido a este gran producto.

 

Qué son y para que sirven los primers o prebases de maquillaje

La prebase de maquillaje o primer es un producto que se utiliza para preparar la piel antes del maquillaje. No debe confundirse ni sustituirse por la crema hidratante, la prebase se debe utilizar sobre la piel limpia e hidratada, de este modo, conseguiremos un resultado óptimo. Pero… ¿Por qué es tan importante utilizarla? Además de que nos deja la piel preparada para aplicar la base y alargar la duración de esta, existen numerosos beneficios que este producto nos aporta, estos son los principales que debéis conocer:

  • Minimiza poros y suaviza líneas de expresión
  • Aporta luminosidad a la piel
  • Iguala el tono
  • Corrige imperfecciones (rojeces, manchas…)
  • Ilumina pieles cetrinas
  • Corrige ojeras de diferentes tonalidades…

Para su aplicación podéis optar por extenderla con los dedos o con alguna brocha sintética como esta lengua de gato de Golden Rose, o esta preciosidad de Real Techniques.

 

Tipos de prebase

Y una vez aclarado para qué sirven, vamos con otro tema que suele provocar mucha confusión que es, ¿qué tipo elegir? Hay muchos tipos de prebases y cada una tiene una función muy concreta, de modo que no os preocupéis porque en Mucho Maquillaje os lo queremos poner fácil para que solo tengáis que elegir la que se adapta a vuestras necesidades ;)

 

Prebase alisadora

Se utilizan para alisar la piel del rostro e igualar imperfecciones. Consiguen crear una fina película que minimiza los poros y suaviza las líneas de expresión. Si tu piel es grasa y sufres con los dichosos poros abiertos, no lo dudes, prueba este primer de Catrice sin aceites y notarás la diferencia, tu maquillaje será más duradero y tu piel lucirá perfecta.

 

Prebase matificante

Si tienes la piel grasa o mixta, este es tu primer. Conseguirás una piel sedosa con acabado mate libre de imperfecciones. Como prebase matificante te recomendamos  el Mattifying and pore minimiser de Golden Rose, una maravilla para las que sufrimos con los brillos.

 


Prebase iluminadora

Y por fin llegamos a nuestra favorita, la iluminadora. Estos primers consiguen el efecto contrario a las matificantes y nos dejan ese aspecto de piel jugosa que tanto nos gusta. Deben aplicarse después de la crema hidratante y justo antes de la base de maquillaje.  Como muestra, os dejamos con este vídeo para poneros los dientes largos ;) el resultado como veis es una piel espectacular y radiante.

 

Tutorial Tuesday: for eyes & all over glow check out the look by @jana.poehlmann #catrice #cosmetics #makeup #highlighter

Una publicación compartida de CATRICE Cosmetics official (@catrice.cosmetics) el

Prebase correctora

Las prebases correctoras son las que, bien utilizadas, pueden hacer más por nuestra piel. Su función es la de corregir, unificar y disimular imperfecciones o problemas de pigmentación como manchas. Esto es lo que tenéis que saber sobre las prebases correctoras más habituales:

  • Verde: Como muchas sabéis, el verde es el tono corrector que neutraliza las rojeces, de modo que si tienes granitos o pequeñas rojeces, esta prebase las disimulará. Si la rojez es de un tono más rosado, bastará con un corrector con subtono beige o amarillo. Puedes utilizar una prebase verde para todo el rostro o, si tu problema es localizado, elegir un corrector verde como el Camouflage cream anti-red de Catrice para cubrir puntos concretos.
  • Naranja: La prebase idónea para chicas con pieles cetrinas o de subtono oliváceo, les proporcionará la luz que les falta. Si tienes ojeras oscuras o problemas de hiperpigmentación, este es tu tono. Según la intensidad de la ojera o de las manchas puedes utilizar el naranja o un tono más salmón. Al igual que hemos comentado antes, si tu problema es localizado y solo tienes, por ejemplo, alguna mancha, opta por unos toques de corrector en crema en este tono.
  • Violeta: Este tono aporta luminosidad y vitalidad a pieles apagadas y sin vida o pieles con subtono amarillento. 

 

Y hasta aquí el artículo de hoy, esperamos que os hayáis aclarado con el tema de las prebases y os sirva para decidir cuál es la adecuada para vuestra piel. Si tenéis cualquier duda sobre este u otro producto, no dudéis en poneros en contacto con nosotros, os atenderemos encantadas ;) Y si os ha gustado el artículo, no dudéis en compartir. ¡Hasta la próxima!