· 

¿Cómo afecta el estrés a tu piel?

El ritmo de trabajo, la dificultad de conciliar trabajo y familia, el ajetreo diario… Estas son algunas de las situaciones a las que nos enfrentamos las mujeres diariamente. Casi todas conocemos los principales efectos que el estrés tiene en el cuerpo: pérdida de cabello, insomnio, irritabilidad etc., pero seguro que no sabías que el estrés tiene un efecto negativo en la piel del rostro e influye en el envejecimiento prematuro de la piel. Hoy te contamos cuáles son los efectos que el estrés produce en la piel y cómo podemos combatirlos.

 

El estrés tiene un efecto negativo en la piel del rostro e influye en el envejecimiento prematuro de la piel.

 

Conoce los efectos que el estrés produce en tu piel

El sistema nervioso y la piel están relacionados, el estrés y cualquier estímulo negativo recibido por el sistema nervioso se verá reflejado directamente en nuestra piel, en mayor o menor medida. Estos son algunos de los principales signos que el estrés produce y a los que debes prestar atención.

 

Desequilibrios en la piel

El efecto del estrés en la piel se puede traducir de diferentes maneras en cada mujer. En ocasiones puedes notar que, pese a tener la piel seca, tienes periodos en los que hay un incremento en el nivel sebáceo, llegando a tener la piel grasa en momentos puntuales. También se puede dar el caso contrario, mujeres con la piel grasa o mixta que en periodos de estrés laboral sufren un notable cambio en su piel. El cutis se les vuelve seco e incluso trae consigo la aparición de eczemas, rosáceas e irritación del cutis.

 

¿Cómo podemos combatir esos desequilibrios? Lo ideal es utilizar cosméticos calmantes o con propiedades regenerantes como el aceite de argán o el aceite de rosa mosqueta.

 

Aparición de acné

Uno de los efectos más habituales, y quizá de los más molestos, es la aparición del acné. La tensión y el estrés provocan numerosos desequilibrios hormonales que producen a su vez un proceso inflamatorio que obstruye los poros. A esta obstrucción hay que sumar un aumento en los niveles de estrés, que produce un aumento en la liberación de estrógenos. Todo ello hace que aparezca acné, espinillas y puntos negros en nuestro rostro.

 

Para prevenir este problema es muy importante mantener el cutis limpio, de este modo evitaremos la obstrucción de los poros. Una buena opción es la leche desmaquillante calmante Uroda by Golden Rose con extracto de melisa y te verde, ideal para limpiar y calmar la piel. Si te cuesta cuidarte y buscas un limpiador más completo, una elección acertada es la crema limpiadora Olay Regenerist, una crema que exfolia, limpia y estimula la regeneración celular. Si además aplicas estos productos con un limpiador facial, potenciarás sus efectos.

 

Envejecimiento prematuro

Como respuesta al estrés el organismo libera cortisol. Esta hormona está relacionada con la descomposición de la elastina y el colágeno que repercute en una pérdida de luminosidad y elasticidad de la piel. Este daño afecta principalmente a las mujeres.

 

Para combatir este efecto, uno de los más importantes y que preocupa más a las mujeres hay que aportar vitamina C y retinol a la piel, dos activos con un gran poder antienvejecimiento. Para recuperar la elasticidad y luminosidad de tu piel, no te pierdas este artículo sobre estos productos con colágeno vivo que están revolucionando el sector.

 

Piel apagada y sin vida

El estrés afecta directamente a la regeneración celular ralentizando el flujo sanguíneo e impidiendo que las células se regeneren.

 

Para estimular el flujo sanguíneo es muy importante que te hagas un peeling al menos 2 veces al mes. Con esto conseguirás eliminar células muertas, renovar la piel y activar la circulación sanguínea.

 

Recuerda que es aconsejable que te realices una limpieza de cutis al menos una vez al mes.

Deshidratación

Nuestra piel está cubierta por una capa protectora llamada manto hidrolipídico. Esta capa protege a nuestra piel de agentes externos y evita que el agua se “escape” manteniendo la hidratación. El estrés provoca desajustes que rompen esta barrera protectora y hacen que nuestra piel sufra una fuerte deshidratación.

 

Para evitar esta pérdida debemos beber mucha agua para hidratar desde dentro y realizarnos periódicamente algún tratamiento de hidratación profunda. No olvides complementar el tratamiento con una buena hidratación diaria.

 

Algunos consejos para evitar los daños del estrés en nuestra piel

  • Dormir al menos 8 horas: la falta de sueño debido al estrés contribuirá a la aparición de las temidas ojeras y bolsas en los ojos. Un buen descanso evitará este efecto y contribuirá a una correcta regeneración celular durante la noche.
  • Hábitos alimenticios: unos malos hábitos en la alimentación repercutirán negativamente en el aspecto de nuestra piel. Llevar una dieta sana y rica en frutas, verduras y cereales aportará a nuestra piel las vitaminas y nutrientes necesarios para que esta luzca sana y recupere el brillo y la luminosidad.
  • Ejercicio moderado: no hace falta que pases horas en el gimnasio si el deporte no es lo tuyo o no tienes tiempo debido al trabajo. Bastará con que des un paseo a un buen ritmo o hagas paradas en el trabajo para hacer estiramientos. Utiliza las escaleras siempre que puedas.
  • Practica Mindfulness: si tu trabajo hace difícil que estés relajada o te tomes las cosas con calma prueba con esta técnica de relajación y meditación que triunfa entre las celebrities.

En Muchomaquillaje siempre intentamos aconsejarte y mostrarte los mejores productos y recomendaciones para que mantengas tu piel en perfecto estado y luzcas tu belleza en su máximo esplendor. Como siempre, si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y no te olvides de comentar y compartir :) . ¡Hasta la próxima!